2016-07-07

TITO ALBERTO DELGADO MEDINA

Normalmente realizamos una biografía en segunda y tercera persona de los baluartes de esta tierra maravillosa llamada Cabimas, pues son muchos los artistas que tenemos la dicha de conocer en persona, por eso la intención de hacer mas histórico y real las biografías son escritas en forma narrativa, pero en este particular quiero dejar ésta en primera persona pues de su propio puño fue escrita y no quiero ser yo el que eluda algún comentario, momento o hecho por demás importante en esta particular historia musical.
Con ustedes la vida musical de: Don Tito Delgado.


TITO ALBERTO DELGADO MEDINA nacido en los puertos de Altagracia, municipio Miranda
12 de Febrero de 1940 Con mas de 50 años de vivir en Cabimas, casado con Guadalupe Sandoval Molero de Delgado, con 3 hijos.
Economista graduado de La Universidad del Zulia, Facultad de Ciencias Económicas y Sociales. Parte activa de Fundación De La Academia Para La Gaita Ricardo Aguirre, Del Estado Zulia (FUDAGRAEZ) Miembro fundador, integrante activo del “Conjunto Barrio Obrero de Cabimas” a partir del año 1956. Actualmente   directivo, solista y autor. Afiliado a la Sociedad de Autores y Compositores de Venezuela, (sacven).
Mi incursión en el ámbito musical, posiblemente obedece a la influencia de los ambientes en los que compartía o disfrutaba en mi época desde muy joven, donde las personas mayores ejecutaban instrumentos de cuerdas y cantaban,  aun cuando en muchos casos estos cantores lo  hacían a capela; de esa forma interpretaban la décima y otros géneros musicales  muy zulianos. Esto generalmente en lugares ribereños del lago o en playas de pescadores en los Puertos de Altagracia del Estado Zulia, población donde nací, la cual nunca he dejado de visitar. De mi ascendencia familiar, en especial de mis padres, puedo decir gratamente que de ellos tuve en todo momento,  el apoyo y la motivación para que transitara en este bonito arte,  razón por la  cual  en muchas ocasiones me manifestaron su satisfacción y orgullo, Mis años infantiles e incluso juveniles,  no me permitían presumir que la música pudiera ser de importancia en mi vida. Pero si está en mi recuerdo el gusto por la variedad musical. Incluso por la música latinoamericana: Chilena, Argentina, Peruana entre otras; de igual forma, el querer cantar acompañado de un cuatro o una guitarra, escribir una cuarteta o redondilla o una décima. Así fue como a los dieciséis años de edad (año 1956) me encontré con un grupo de jóvenes entre otros, Héctor Silva Narváez, Ramón Herrera Navarro, Alberto Silva Narváez, Joaquín Manzano, Felipe Palma; ellos se divertían con cuatro, furro, charrasca y maracas tocando y cantando la gaita de furro o gaita maracaibera asimismo los villancicos centrales o Caraqueños. Este grupo de amigos decían llamarse Conjunto Barrio Obrero. Eso fue en la urbanización construida por el desaparecido Banco Obrero en Cabimas, instituto que luego fue el INAVI, en la esquina de habitación de la familia Silva Narváez. La diversión gaitera vecinal me conquistó de tal forma, hasta el punto de que aún en la actualidad participo orgullosamente dentro de esta divisa gaitera, (Conjunto Barrio Obrero de Cabimas),  que  indudablemente hoy constituye un icono como patrimonio cultural musical Zuliano.  En todo este transcurrir y cada vez más, en la interacción con instrumentos y amigos gaiteros. De la mano de esta institución musical, he podido vivir casi sin darme cuenta con el gran entusiasmo que me animaba y que aún me anima como algo importante en mi vida, haciendo el canto de la gaita, la décima, al igual que la escritura o producción de versos para las mismas entre otros géneros musicales. Es indudable que este encuentro con la agrupación Barrio Obrero, cuando en forma incipiente, abre una maravillosa ventana que marca mis inicios dentro de la gaita de furro, y posteriormente, unos cuantos años después para la décima, en particular para la espinela; en ambos casos también  como autor y cantor.  Es de hacer notar que este grupo  de jóvenes, era una agrupación vecinal cuyo fin fundamental era la diversión, y no fue sino  hasta el año 1964 cuando por primera vez realiza su primera grabación, larga duración como grupo profesional. En cuanto a la gaita, la primera por mí grabada fue, “Oh madre mía” de Jonny Parra y Zapata” en el año 1965 (segunda producción del conjunto Barrio Obrero). En esta misma producción actúo en la gaita “Cantares Venezolanos” parcialmente como solista, y como corista en el resto de ellas, entre éstas, en la conocida danza  “Así es Maracaibo” de José “Chinco” Rodríguez. La producción musical del conjunto Barrio obrero del año 1981, trae por primera vez una décima incluida en un Larga Duración, la misma de la autoría del cultor maracaibero Jairo Gil, éste propone a Héctor Silva Narváez y a Alberto Silva Narváez directores del conjunto en ese momento, que se grabe una décima de su autoría: “La aurora”, asimismo propuso que fuese yo quien la cantara. La aceptación de este pedido para esta temporada marca el inicio de la grabación de décimas por el conjunto Barrio Obrero que prácticamente se convierte como en especie de una tradición para cada año, las mismas generalmente cantadas por mí. Esta décima, La aurora se realizó en una producción especial con otros temas dedicados a la Virgen de Chiquinquirá, eso fue en el marco de los ochenta aniversarios  de la Sociedad Servidores de María, (año 1981)  dicha producción reposa guardada en la basílica de San Juan de Dios en Maracaibo, la misma fue entregada en acto especial. El Párroco para ese entonces era Monseñor Roberto Luker. Haberse grabado por primera vez una décima se constituye además, en una motivación para la creación de nuevos temas en décimas, y aunque se graban unas cuantas de autores propios del conjunto, ellos: Ramón Yoris, Francisco Javier Yoris, Chinco Rodríguez; y de igual forma de algunos  escritores invitados además, estos: Jairo Gil, y  Pedro Palmar.  Sin embargo, en el presente, es de singular importancia para mí, que la mayor parte de éstas me corresponden como autor y cantor a la vez. En el año 1987 grabé de José “Chinco” Rodríguez, fragmento de la décima “Autorretrato de “Chinco”. Pero fue unos años después cuando por primera vez grabo una décima  por mí creada, su título: “Mis noches y tú”. Sin embargo, regresando a los años setenta, para hacer referencia a mis primeras grabaciones debo recapitular en el género gaita,  para esa época ya había aportado por primera vez tres gaitas de mi pertenencia: “Pa viaje”, “El cazador” y “El disfraz”.  Haber grabado por primera vez esta décima, y asimismo estas gaitas  como autor y cantor a la vez y aunque en distintos momentos, constituye para este servidor  un aspecto de singular importancia en este ámbito musical. El disfraz fue una gaita con la cual se identificó mucho el grupo, y en cualquier lugar de presentación se interpretaba, sobre todo en ambientes nocturnos en la ciudad de Maracaibo tales como: Cervecería cinco de Julio, El Pañuelo y Casa Blanca, entre otros. Una décima glosada: “Bella Navidad”,  es otro tema el cual me ha traído muchas satisfacciones, su aceptación tal vez ha permitido que haya  sido editada en tres ocasiones, la última vez fue grabada por la simpar  cantante Venezolana, María Teresa Chacín, en ocasión de haberse realizado la producción especial para los cincuenta años del Conjunto Barrio Obrero de Cabimas, (año 2005). Otras décimas de las cuales soy autor y cantor y a su vez,  acompañado por El Barrio Obrero de Cabimas, son: El Reventón  del Barroso, año 2003, Puertecitos de Altagracia, Contigo Agua y arena, Heroínas Altagracianas, La Rosa de Jericó; A Pedro Palmar.  Por otra parte, La décima  Nigales el Gran Zapara,  al participar en  él Concurso Musical “El Zulia y sus Recursos”, programado por CORPOZULIA logra entrar en el cuadro de ganadoras (tercer lugar), por lo que se acredita el derecho a ser editada en una producción respaldada musicalmente por un grupo orquestal organizado por esta misma institución y dirigido por el destacado músico Zuliano Orángel Paz. Recuerdo también las décimas Paseando por Venezuela,  Cuando amanece en el campo, y el sí que ansío; todas me corresponden como autor, la primera la canta Justo Montenegro con el Conjunto Barrio Obrero, la segunda la grabó Mariela Chavier con el grupo: “A lo Zuliano con Rafael Rincón”, grupo domiciliado en Ciudad Ojeda en la Costa Oriental del Lago y El sí que ansío fue grabada por mí con el “Grupo Candela” De Ramón  “Monche” Yoris he grabado  varias décimas con el Conjunto Barrio Obrero, pero quiero referirme por la aceptación que tuvo, a la titulada Desde La Creación. De igual forma hago mención de las espinelas Jesús el de Nazaret de Pedro Palmar y Fragmentos de auto retrato de Chinco de José Chinco Rodríguez. También respaldadas musicalmente por el Conjunto Barrio Obrero. Hago un paréntesis para hablar de un aguinaldo decembrino el cual me pertenece como autor y compositor, el mismo es dedicado al Niño Jesús, en este caso, el niño haciendo un paseo por el lago,  su título: “Aguinaldo al Niño”. Respalda musicalmente  el Conjunto Barrio Obrero, año 2000. Como solistas participamos: Carmencita Silva, Ecdiluz “Lula” Silva, Justo Montenegro, José “Bambaito” Guzmán, Alejandro “Nano” Silva y Tito Delgado, este servidor. Para sintetizar un poco, y hacer referencia nuevamente sobre las gaitas, por mí cantadas de otros autores, hablaré respecto a  algunas de ellas, pero las escritas y grabadas a partir de los años ochenta, entre ellas: Comidas Zulianas del gran Bernardo Bracho, (a. 1980); Yo si soy gaita Zuliana, de Roque Atencio “Roquito” el popular mojanero, (a. 1980) en esta gaita actúo como solista junto a  Lula Silva.   Cantame una gaita así, De un gran amigo y magnífico autor Ramón “Monche” Yoris. (a. 1993), Bandera de Venezuela, del muy recordado Humberto “Mamaota” Rodríguez;  Todas con el Conjunto Barrio Obrero de Cabimas. Por otra parte, con mucha satisfacción  quiero hacer  referencia a las siguientes gaitas, las cuales me pertenecen, éstas editadas en la última década, algunas cantadas por amigos y amigas  solistas y otras como cantautor siempre con el Barrio Obrero de Cabimas, entre otras, Coromoto milagrosa,  grabó la novel solista, para ese momento, Magalita Manzano.  Zuliana Chiquinquirá, Solista Magalita Manzano.  Aurora de la Chinita, canta el inconfundible Betulio Medina. Legendaria Guajira, Canta el destacado  vocalista Guzmán Figueroa. Su última partida, cantamos Justo Montenegro y Tito delgado. Asimismo: Los cinco de Oro, en esta gaita recibo premio como intérprete y la gaita, como ganadora del primer concurso nacional, “diez gaitas para Venezuela”. De igual forma se premió al Conjunto Barrio Obrero como agrupación acompañante. Maracaibo patrimonial, Viva la Zulianidad, Nuestra identidad, estas últimas me pertenecen como cantautor y de igual forma la gaita Para Recordar, cantamos Magalita Manzano y este servidor también como autor, (año 2014). Y finalmente para el año 2015  la gaita Zuliana Identidad,   en ésta orgullosamente  comparto como solista con el Gran Argenis Carruyo. Haber transcurrido cincuenta y nueve años (desde 1956) y en ese espacio de tiempo  activando con la agrupación gaitera  Barrio Obrero de Cabimas  hasta la presente fecha, ha sido una de las satisfacciones  por mí, más apreciadas y mas motivadoras para incursionar desde muy joven, primero como cantor y cuatrista en la época incipiente de este conjunto, el cual se funda en el año  1955. En el correr de los años, la pasión, la  constancia y el deseo de superación ha conllevado a la madurez y al desarrollo dentro de lo que es la versificación y si se quiere en la versatilidad de los géneros musicales, sobre todos  zulianos, la gaita, la décima espinela, la décima glosada, otros cantos decembrinos; entre otros. Actividad que aún realizo con sumo orgullo. Por otra parte, es de gran significación para mí, la relación de confraternidad con distintos personajes, agrupaciones musicales e instituciones culturales tales como “Fundación De La Academia Para La Gaita Ricardo Aguirre Del Estado Zulia” FUNDAGRAEZ, Fundación de la cual formo parte como supervisor; Casas de cultura  que se mueven en este ámbito folclórico cultural musical Zuliano por excelencia.  En este medio musical  si Dios me lo permite prefiero seguir disfrutando sobre todo en las épocas decembrinas y hasta exponiendo o dando a conocer en talleres o conversatorios  los conocimientos adquiridos y cultivados a este respecto.

De nuestra parte el mas efusivo de los aplausos de pie para Don Tito por su maravilloso aporte a la cultura musical de esta tierra del copaiba. Vaya hasta él nuestra admiración y el mayor de los respetos.